PLD Space tiene reservas para tres años con su futuro cohete de transporte espacial

Raúl Verdú, cofundador y director de operaciones (COO en sus siglas en inglés) de la empresa ilicitana PLD Space, compañía del sector espacial pionera y referente en Europa en el desarrollo de cohetes reutilizables, fue el invitado en la tertulia de febrero de la plataforma cívica independiente Elche Piensa, celebrada en el restaurante La Taula del Milenio. En el encuentro, el joven empresario explicó que en diez meses tienen previsto realizar la primera prueba de lanzamiento del Miura-1 desde Huelva y en el plazo de dos años esperan emprender el primer viaje operativo para colocar un satélite comercial en la órbita terrestre con el Miura-5, en este caso desde el puerto espacial de la Guayana Francesa. Además, que tienen reservas cubiertas para tres años para lanzar satélites al espacio.

Verdú explicó la trayectoria de su pujante empresa, que con el Miura-1 ha colocado a España en el reducido grupo de países con capacidad para enviar cohetes al espacio, en este caso con carácter comercial, para transportar satélites públicos o privados. Un proyecto surgido del Parque Científico de la UMHE en 2011 y compartido desde los inicios con su socio, Raúl Torres. Estuvo repasando que cuentan con más de 45 millones de capitalización, de los que un 25% procede de entidades públicas (CDTI del Ministerio de Ciencia e Innovación, el Instituto Valenciano de Finanzas y la Agencia Espacial Europea), un 70% son inversores privados y un 5% de capital riesgo. Además de sus instalaciones centrales en Elche Parque Empresarial, PLD Space cuenta con otras dos sedes, en el aeropuerto de Teruel, donde se montan y prueban los motores, y en Huelva, desde donde se realizarán los lanzamientos. Su plantilla actual es de 80 personas y sus planes son superar los 300 en un par de años.

“Nos dedicamos al transporte, como cualquier empresa de logística. Llevamos un paquete, en este caso satélites, desde un punto A que es la Tierra hasta un punto B que es la órbita terrestre”, explicó Verdú. “Somos el futuro del transporte espacial”, apostilló, un sector que experimenta “un crecimiento brutal” en el que ya existe una gran demanda pública y privada pero para el que no hay oferta. En Europa apenas hay otras dos empresas trabajando en el mismo campo, ya que el problema es que no existen constructores de cohetes para estos servicios. “Tuvimos que partir de cero y montar, además de una empresa de logística, otra de ingeniería para construir los cohetes que transportaran los satélites de nuestros clientes”.

“Tenemos un cohete pequeño: el suborbital Miura-1 mide 12 metros y el orbital Miura-5 alcanzará los 35, frente a los 70 de los grandes. Eso nos permite ofrecer un servicio premium a empresas de pequeños satélites que no quieren compartir lanzamiento en cohetes mayores con otros satélites. Es como un servicio de puerta a puerta”. Es esta una actividad con un crecimiento exponencial. “Tenemos reservados ya los tres primeros años de lanzamientos. No es solo mérito nuestro, es que hay tanta demanda…”, añade Raúl Verdú. Entre sus clientes se encuentra la empresa española Hispasat.

Durante la tertulia se le preguntó a Verdú si consideraba que su empresa puede servir de inspiración y alentar a otros emprendedores de Elche a poner en marcha iniciativas innovadoras. “Hay muchas PLD en Elche. No hace falta hacer cohetes, tenemos industria, moda, turismo… muchos sectores y también mucha gente desarrollando proyectos muy interesantes”. Pero en su caso no es precisamente la innovación lo que echan en falta: “Ponemos ofertas  de empleo para ingenieros y se nos presentan 150; pedimos soldadores, que es lo que más necesitamos, y nos llegan cuatro currículos, además de gente que ya está trabajando y que nos dice ‘Vale, me interesa, pero yo estoy ganando tanto…’ Esta escasez de oficios tradicionales es un problema serio, no solo en nuestro sector, sino en la industria en general”.

Una de las características de los vehículos espaciales de PLD Space es que son reutilizables una vez vuelven a tierra. “En cada viaje recuperamos el 70% del coste del cohete”, señaló Verdú, quien se mostró confiado en el éxito de sus lanzamientos. “Queremos conseguir que nuestra empresa sea infalible”.

alicanteplaza.es