La ampliación de Elche Parque Empresarial pasa a manos municipales: en 2022 preparativos para urbanizar

Después de cinco años de trámites, la ampliación de Elche Parque Empresarial entra en su segunda fase, la de los trámites que ya son estrictamente de la parte municipal. Desde que en 2016 se presentara la solicitud de inicio y Documento Inicial Estratégico, ha pasado media década de trámites y permisos a administraciones ajenas. Ahora, con toda la documentación ya reunida, en julio la conselleria de Política Territorial aprobará la modificación del Plan General para que en septiembre tome las riendas el Ayuntamiento.

A este respecto, desde el equipo de gobierno señalan que 2022 será el año de la licitación de la urbanización del sector en el que tendrá lugar la expansión, el E-49. Lo cual no significa que el mismo año que viene empiece la urbanización, ya que aunque es posible, el urbanismo ha demostrado en distintas ocasiones, y en la ciudad y en actuaciones de tanto calado como la actual, que los plazos tienen más de deseo que de realidad. En su momento, el propio Ximo Puig auguró finales de 2019 para la ampliación, una afirmación aventurada como ha demostrado el tiempo, habida cuenta de la complejidad de la legislación y de la propia actuación.

Cambio de manos de junio a septiembre: del Consell al Ayuntamiento

Así, el calendario queda de la siguiente forma: en el pleno de este mes, el 28 de junio, el Ayuntamiento aprobará de forma provisional la modificación estructural del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para enviarla a la comisión provincial de Urbanismo de Política Territorial. Según las previsiones, en la segunda semana de julio la conselleria presentará el expediente de la modificación estructural del Plan General en su ordenación pormenorizada en una comisión informativa para que una semana después, la tercera de julio, la Comisión Territorial provincial de la administración autonómica dé su visto bueno al expediente. Con ello, en el pleno de septiembre se tendrá que aprobar de forma definitiva la ordenación pormenorizada del sector. Algo que a priori tiene todo listo con los informes sectoriales ya elaborados y aprobados.

Una vez aprobado el Plan General con la nueva ordenación del sector E-49 incluida y sus casi 600.000 metros cuadrados de suelo industrial, lo que supone un 25% del actual polígono, Pimesa, promotora de la actuación, licitará el proyecto de urbanización. Un proceso que tampoco será corto, aunque obviamente incomparable con el trámite de cinco años de acopio de documentación. A través de un concurso público buscará un despacho profesional que elabore la redacción del proyecto de urbanización, que deberá tener un plazo de ejecución considerable al ser la redacción de un sector de gran envergadura. Lo que tarde en empezar la urbanización dependerá principalmente del tiempo de redacción de esta propuesta. Tendrá un coste de alrededor de 40 millones de euros.

alicanteplaza.es